Biografía

A veces pienso como sería una película sobre mi vida; o mejor dicho como me gustaría que fuera o hubiera sido. ¿Alguna vez habéis hecho ese ejercicio?
Me imagino nacer en un planeta lejano a la tierra donde mis padres biológicos tuvieron que tomar la decisión de enviarme a la Tierra antes de que la inmediata destrucción de mi hogar se produjera. Después de un largo viaje a través de las galaxias llegué a la Tierra donde fui acogido por una madre excelente: Sarah Connor era su nombre y realmente estaba todo el día muy pesada con protegerme de un supuesto robot que “terminaría” con mi vida.
Tal era su obsesión que emigramos a otra ciudad cerca del mar donde me integre en una banda juvenil obsesionada con la búsqueda de tesoros piratas escondidos, la ciudad era un poco rara, todas las mañanas veía pasar delante de mi ventana a un tío gordo corriendo que resulta que un tiempo después ganó el premio de peso pesado en boxeo, también había un doctor loco obsesionado con el futuro que tuvo bastante que ver en mi adolescencia.
Por supuesto había bandas juveniles que me daban palizas de vez en cuando hasta que el señor Miyagi me enseño a defenderme, años después fui al colegio Rydell donde conocí a Sandy y su pandilla; allí precisamente es donde mi amigo doctor me convenció para subirme en su coche y viajar hasta un futuro muy muy lejano donde un tipo con mascara negra me confesó ser mi padre.
La vuelta a la realidad me hizo madurar y aunque estuve un tiempo en el ejército pilotando aviones y evolucionando de oficial a caballero, mi pasión era la arqueología; soñaba con descubrí tesoros ocultos, pero la obsesión de mi madre adoptiva con el tío que quería terminar con mi vida, nos hizo cambiar de ciudad varias veces más.
Allí fui taxista, aunque las prostitutas jóvenes me daban muchos problemas, estuve a punto de ingresar en la mafia, fui agente de bolsa en Wall Street e incluso me dedique durante un tiempo a cazar fantasmas, pero mi madre seguía “erre que erre” con el tipo ese de manera que mi vida se convirtió casi en el “día de la marmota”, una y otra vez lo mismo hacer maletas, cambiar de casa, vivíamos casi en las terminales de los aeropuertos.
Hasta que llegamos a Madrid. No era quizás la ciudad que había pensado para vivir pero si fue en la que decidí no seguir huyendo y enfrentarme a esa pesadilla; mi madre decía que el mundo acabaría y que yo sería un líder, eso encajaba con lo que me dijo mi supuesto padre, aunque él hablaba de dominar la galaxia conjuntamente.
Yo a esta edad manejaba todo tipo de armas y las enseñanzas de lucha del sr Miyagi estaban ahí. También pilotaba todo tipo de aviones aunque siempre tuve la sensación de que podía volar, Sarah me decía que eso eran tonterías.
El caso es que a la hora de enfrenarme definitivamente a mi destino, estaba solo, todos mis esfuerzos anteriores y mis viajes al futuro eran mentira se iban a esfumar de un plumazo porque el tipo este con su mirada y gafas oscuras no tenía pinta de negociar.
Pero ahí es donde me vi recompensando con la suerte de haber llegado a España y en concreto a Madrid, porque se cruzó en mi vida un tipo que no solo me salvo la vida sino que me enseño lo más importante de mi vida: El Atlético de Madrid. Este hombre se llama José Luis Torrente y la verdad es un tipo gracioso que se liquidó al tipo ese de un plumazo.
Desde entonces soy muy feliz, el clima de Madrid, sus mujeres, las comidas y mis “curiosos” amigos me hacen que viva en una especie de película donde soy el héroe. Ya no uso las técnicas de karate ni mis armas e incluso no vuelo; sin embargo mi humor y mi imaginación ayuda a muchas personas.
No sé, un amigo que no recuerdo su nombre me dijo una vez “Hasta el infinito y más allá” y la verdad amigos es que pongo a Dios por testigo que nunca más volveré a tener miedo ni a ser triste.

  2 comments for “Biografía

  1. viky
    August 1, 2014 at 6:53 pm

    Me ha encantado el recorrido por las pelis de nuestras vidas, el blog está genial compi, seré una fiel seguidora.

    • Domingo Gaitero
      August 2, 2014 at 8:03 am

      gracias amiga, el cine te acompañará siempre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *