Galería Bottelneck

Hay películas que son para volverse loco, de puro buenas. Y luego están esas otras que, además de ser gemas del séptimo arte, amenazan con dañar tu salud mental a golpe de preguntas sin respuesta, retorcimientos argumentales, personajes majaretas e imaginería desbocada. Vamos, que cuando terminan, uno sale de la sala preguntándose “¿Dónde está mi mente?”. O, en inglés, Where is my Mind?.

Para homenajear a las películas más demenciales del cine, la galería Bottleneck de Nueva York ha tomado prestado el título de aquel temazo de los Pixies que cerraba El Club de la lucha.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *