Galería Bottelneck

Hay películas que son para volverse loco, de puro buenas. Y luego están esas otras que, además de ser gemas del séptimo arte, amenazan con dañar tu salud mental a golpe de preguntas sin respuesta, retorcimientos argumentales, personajes majaretas e imaginería desbocada. Vamos, que cuando terminan, uno sale de la sala preguntándose “¿Dónde está mi mente?”. O, en inglés, Where… Read more →

Tapita: Manhattan

Cuando terminé la carrera me marché a Chicago y ella se llamaba Celine, como la cantante. A ella le gustaba John Denver y sus canciones y a mi me gustaba ella. Como a los dos nos gustaba el cine quedamos para ver un programa doble de Woody Allen: y “Annie Hall”. Llegamos muy tarde, y yo no soporto perderme los… Read more →

Tapita: Driver

Se llamaba Gloría y a mi me volvía loco. Era impulsiva, y caliente. Era inquieta y divertida. Era perfecta y además…estaba buenísima. Quedábamos los fines de semana, quedábamos entre semana, quedábamos siempre. Un martes veraniego entramos en un cine nuevo. Tenía seis salas. Yo quería que ella viera “Driver” de Walter Hill. Olía a ambientador y a moqueta nueva. La… Read more →

31 formas de besar

Bajo la lluvia, con una mujer casada, con un simio, ente animales, con un fantasma, en las lejanas galaxias, dentro de un cuento, a un hombre casado, al sol de una playa, de amor, entre hombres, de niños, entre reyes, de princesas, aun extraterrestre, entre ogros, o con un superheroe, incluso con un vampiro….. Hay muchas formas de besar y… Read more →

Tapita: El último tango

Por fin llegaba ese viernes después de esperar casi 19 años. Si como lo oís; ese es el tiempo “más o menos” que llevaba esperando para ver “El último Tango en Paris”, unos tíos míos que no habían salido de Madrid se fueron a Francia a verla, mis padre4s fueron como tres veces a verla al cine Pompeya en la… Read more →

Tapita: Babe

Los cines de verano siempre han sido un sitio especial para mí. De pequeño íbamos a veranear a un sitio llamado la Puebla de Farnals a unos 30 kilómetros de Valencia. El apartamento era de una amigo de mi padre y lo que más me gustaba de dicho sitio era que la venta no daba al mar sino a un… Read more →

Tapita: El hombre de mármol

Aquella noche había quedado con Ilineana, una amiga venezolana que trabajaba conmigo y que estaba impresionante. Como no sabía bailar mis dotes de seducción para salir con chicas era utilizar a mi gran aliado: el cine. Quedamos para ir al cine Azul en la gran vía, quizás el cine más cómodo que haya existido nunca en España, para ver el… Read more →

Lo nunca visto

Al final siempre es mejor acabar siendo amigos.